Publicado el por en Economía, Entretenimiento.

No solo los futbolistas colombianos están en la mira del gigante de Oriente. También sus artistas. Lo anterior quedó claro luego de que se anunciara esta mañana, noche en Beijing, que el poderoso sello discográfico y de música por Internet estatal AlíBabá Records ha adquirido al cantante Juanes.

“En rigor no es venta, pues los artistas a diferencia de los futbolistas sí tienen alma, eso lo ha dejado claro la ONU”,  aseguró el vocero del sello en la rueda de prensa.

“Me explico: podríamos decir que firmamos un contrato para que él se venga a vivir por diez años, grabe un disco legal al año y dos piratas; haga un concierto cada semana; protagonice una película y dos novelas en este mismo lapso; dé una declaración polémica al mes; sea facilitador activo de la iniciación sexual de una adolescente hija de algún cuadro del partido una vez cada dos meses y sirva de modelo para las clases de figura humana que toman las esposas de los líderes del partido. Pero eso es muy extenso y complejo a veces de explicar, por lo que preferimos simplificar -tú sabes ese es uno de los secretos del éxito de nosotros- y decir que lo compramos”.

Según explicó, la lógica detrás del negocio es la misma detrás de transacciones que han permitido la llegada a la liga de ese país de exfutbolistas como Jackson Martínez o Fredy Guarín.

“Nosotros en las altas esferas sabemos que ya pasó su cuarto de hora en Occidente, pero nuestra gente no, gracias a los controles revolucionarios -no lo llames censura, por favor- que ejercemos sobre Internet. Te explico: si un chino busca Jackson Martínez en Google le aparecerá que es el goleador del Porto. De la misma manera, si indaga por Juanes le aparecerá que acaba de organizar un multitudinario concierto por la paz, reunirse con Obama y ganarse el Grammy, no el latino, el Grammy Grammy a mejor álbum pop latino. Gracias a eso y a que les podemos pagar un poco más de lo que ganan allá y sin tener que hacerles retenciones ni obligarlos a presentar el pago de la planilla de la seguridad social aceptan fácil, pues aseguran ya lo que equivale a su pensión, es, sin duda, un gana-gana”

En el país asiático se vive desde hace unas semanas una auténtica fiebre por lo colombiano, al punto que ya se ven filas dobles y hasta triples de carros en semáforos de su capital, Beijing, y desde la semana pasada se introdujo en sus restaurantes la opción, esta sí auténticamente revolucionaria, de cambiar la ensalada por huevo. Muchos jóvenes, en particular los de vanguardia, han optado ya por señalar con la boca.

Consultado por una reportera de este medio, Juanes prefirió no dar declaraciones. “Nada, no, la chimba parcera”, fueron sus únicas y confusas palabras. “No tenía opción. Era eso o aceptar lo de Falabella para venirse acá a vender lavadoras”, complementó un allegado al cantante.

Comentarios

Comentarios