Publicado el por en Economía, Tendencias.

Sorprendidos se han mostrado los directivos de la aerolínea ante el rechazo de sus pasajeros a la nueva fórmula para superar los contratiempos en su operación. Se trata de ascensos para que en lugar de subirse a sus aviones recurran a los buses de lujo de empresas aliadas como Flota la Macarena, Copetran y Rápido Ochoa.

“Esto es un tema de amor, entrega y disposición para entre todos afinar nuestros espíritus y a mismo compás construir aerolínea y nación con una sonrisa en la cara. Por eso es que nos desconcierta que a viajeros en situación de amargura e incomprensible ira no les parezca esta formidable solución que les estamos entregando desde lo más profundo del corazón”, explicó un vocero de la empresa.

Asegura que se trata de seres de energía oscura que prefieren viajar con la mirada puesta en una pantalla personal en lugar de disfrutar la sorprendente e infinita diversidad de postales que ofrecen las carreteras del país: “desde cristalinas cascadas, deslumbrantes valles pletóricos de biodiversidad y mágicos cañones (de los formados por montañas)  hasta arrumes de garrafas de gasolina de contrabando de Venezuela y avisos de fin de doble calzada, únicos en el planeta”.

“Además: viajando por nuestras nuevas líneas aliadas experimentarán todo un universo de beneficios disruptivos como abrir la ventana y acceder en un solo chiflido a gelatina de pata, antología de amasijos y mango en estado de premaduración con tonos cítricos; ciclos de películas que permiten  examinar a profundidad la estética y la fenomenología en el trabajo actoral de Jean Claude Van Damme; pueden, como si todo lo anterior fuera poco escoger a voluntad el punto de destino -es decir, bajarse donde deseen, incluso si esta es únicamente para escuchar los clamores de tu organismo- así como acceso a delicias gastronómicas en la red de paraderos aliados sin lugar a dudas superiores en volumen y calidad a nuestras achiras y jugos Hit”.

Un poco más alterado y perdiendo los estribos ante la rabia de los viajeros que insistían en desplazarse por vía aérea, el vocero se despidió del mostrador de la aerolínea en el aeropuerto El Dorado con un “antes agradezcan”.

Comentarios

Comentarios