Publicado el por en Innovación, Miscelánea.

El ecosistema de la innovación, el emprendimiento y el multinivel fue sacudido esta semana con la revelación de William B. Roover, el célebre inventor de la línea de recipientes plásticos para almacenamiento, Tupperware.

Roover, considerado por millones en el planeta como un verdadero gurú y venerado por una cantidad similar de personas, afirmó que su idea multimillonaria provino del uso como portacomidas que una oficinista colombiana le daba al recipiente en que venía el jabón marca ‘Axion’. El mismo que utilizaba para el aseo de su vajilla. Así lo afirmó en una entrevista concedida a la prestigiosa publicación ‘Innovation Today’ con sede en Chicago, Estados Unidos.

‘Qué te puedo decir. Voy a confesarlo: todo esto empezó en Colombia, ese país de Suramérica que tú tal vez conozcas por García Márquez o Jota Mario Valencia. Yo trabajaba en un banco que ya no existe y que quería abrir una sucursal allá. Estaba en la oficina de la aseguradora que íbamos a contratar cuando vi a una funcionaria sacar de su cartera el recipiente de su jabón del hogar y adentro estaba su almuerzo. Al mismo tiempo sonó el grito de una señora que en la calle exclamaba ‘¡¡¡¡Boteeellaaaaaa paaapeeeeel!! y ahí  supe que eso que estaba viendo iba a desempeñar un papel protagónico en mi vida como emprendedor además de alejarme de la botella, es que entonces bebía demasiado y estaba cerca del abismo del alcoholismo. Fue esa la sincronicidad, porque yo soy muy jungiano, millonaria y feliz  lo que transformó para siempre mi vida. Vivo muy agradecido con Colombia y muy al tanto de las modas de las personas que pueblan sus oficinas”, asegura mientras juega con el ‘yo-yo’ en el que, innecesariamente, pues es el dueño y presidente, porta su carnet de Tupperware Inc.

Lastimosamente, el trabajo periodístico cerró con  una nota amarga. Ante la pregunta de si el escándalo en el que se vio inmerso por captación ilegal de fondos a mediados de los noventa fue inspirado por una ‘natillera’ del país suramericano, Roover, reconocido desde siempre como temperamental, interrumpió bruscamente la entrevista.

 

Comentarios

Comentarios