Publicado el por en Detodito.

Una factura ha llamado la atención entre los elementos que transportaba el galeón San José que han podido identificarse a partir de las fotografías ya disponibles del lugar del naufragio.

Pero sobre todo ha causado impresión constatar que la misma todavía no se ha pagado. Corresponde a la venta de dos camisas y tres corbatas que hiciera ‘El perchero’, un humilde almacén cartagenero de la época a Pérez de Madrid Minas y Recursos,una importante y poderosa empresa minera conformada con capital criollo y español, pero con sede en Madrid que hoy es una de las más grandes del ramo en Iberoamérica.

Descendientes de los propietarios del almacén aseguraron que cuando sus ancestros la radicaron, les dijeron que les pagarían a 180 días, plazo que  -como es la norma en las relaciones pequeños comerciantes, grandes empresas- jamás se cumplió.

La empresa sobrevive, claro, tiene más de 300 años de historia y guardan el número del radicado y cada vez que llamamos -porque se convirtió en una cuestión de honor familiar- nos dicen que sí, que aparece en el sistema que llame en 40 días hábiles para ver si entonces ya tienen fecha posible de pago pero que en todo caso no los compromete”, asegura Pedro Gutiérrez de Piñeres, descendiente de los comerciantes que hicieron la venta en 1708.

“Es una emoción extraña la que siento al saber que apareció la factura, hubiera preferido, para serte sincero, que me apareciera en el celular el SMS confirmando el pago”, acotó.

 

 

Comentarios

Comentarios