Publicado el por en Ambiente, Bogotá.

No cesa la indignación de los residentes de la zona aledaña al parque del Japón en el Nororiente de Bogotá por la construcción de una cancha de fútbol sintética en este lugar. El proyecto está llamado a ser uno de los pioneros en el reciente plan de la Alcaldía Mayor de Bogotá de convertir algunos de sus miles de ‘renders’ en realidades tangibles.

Tras algunos días en los que prefirieron apelar a argumentos de corte ambiental, en las últimas horas y conforme sube la temperatura de la discusión, estos han virado hacia las tensiones de clase. Así se pudo concluir tras una reunión de vecinos el pasado sábado.

“Empiezan por la cancha y quién sabe dónde termine esto. En una de esas les da porque a nosotros también nos toque pagar impuestos o recoger el popó de los perritos. Peor aún, que les de por traer esa moda comunista de pagarle el mínimo al servicio y darle de comer lo mismo que uno”, afirmó Rosa Ponce de León-Goldsmayer.

“A mí me llegó por whatsapp un mensaje que decía que esto todo era un plan de Petro para meternos el populacho. Que no solo era la cancha, sino que también iban a traer gente con costumbres raras como sacar sus Bosé a la calle en las fiestas y decirle a uno ‘veci'”, complementó Bernardo Sanz de Santamaría. Reconocido columnista, Sanz de Santamaría añadió: “los pobres están bien en mis columnas, yo ahí los defiendo, pero no en mi barrio, cada cosa en su lugar, decía papá”.

“Sí, sí, a mi me llegó otro que decía que en DiLucca ya le estaban echando arequipe al borde de las pizzas y que en Agadón le estaban metiendo huevos de codorniz a la hamburguesa”, complementó Ponce de León-Goldsmayer. “Primero dejaron entrar mascotas y escoltas al Country, luego a niñeras sin uniforme. Ahora, obreros a nuestros parques, así es que poco a poco estamos dejando entrar el castrochavimo a nuestra sociedad, ¡Despierta Cabrera!”, concluyó sin que las tres capas de laca pudieran contener el mechón rebelde, fruto de su exaltación.

Más conciliador se mostró Roberto Lorenzo Caballero y Lozano: “Yo con con la cancha de football no tengo problema siempre y cuando me garanticen que los matches tendrán referee y los equipos, madrinas”.  Ante la idea  que otro de los asistentes sugirió de que esta se ‘use por declaración de renta’, la propuesta quedó herida de muerte tras la siguiente aseveración de Ponce de León-Goldsmayer: “perdóname Robertico, ¿tu declaras renta? Eso es de clase media”.  Iracunda y desencajada, añadió: ‘es que ya nos están bajando el estrato, despierten, ya nos trajeron el otro día el Esmad cuando lo que uno se merece por ser quién es, por lo que ha viajado es la gendarmerie”.

“Es que la mescolanza se termina dando a todo nivel. Así como estamos tenemos gorriones, mirlas y una que otra palomita, hija de las palomas bien de toda la vida. Traen canchas que a su vez traen ventas de mazorca y esto se empieza a llenar de palomas de apellidos que uno ni idea” dejó consignado en el acta Miguel Pablo de Brigard.

Por último, Maca Pombo Koppel se manifestó “Mk, es que nadie ha pensado que al poner juegos infantiles, le estarían quitando el espacio a los perritos. Los niños de este barrio todos tienen finca, pero en cambio los perritos no. Por eso me opongo a poner los derechos de unos por encima de los otros. Perritos y humanos somos iguales ante la ley”.

Contenido informativo patrocinado por la Alcaldía Mayor de Bogotá.

Comentarios

Comentarios