Publicado el por en Política.

Sin argumentos para convencerlo de usar el funicular se vieron hoy los miembros de la campaña del candidato a la presidencia Gustavo Petro cuando llegaron a la base del emblemático cerro de Monserrate. Allí tuvo lugar la adhesión del señor de dicho lugar a la campaña de la Colombia Humana.

En lugar de la mencionada alternativa, del teleférico o de la posibilidad de subir a pie, Petro insistió en que no tenía más opción que subir de rodillas.

“Lo único que logramos fue decomisarle el zurriago con el que se iba a azotar”, informó un asesor cercano al exalcalde.

Según esta misma fuente, Petro argumentó que las otras opciones eran imposibles para Él.

“Subir a pie o trotando te recuerda esa práctica tan infamemente burguesa de las carreras 10k; el funicular como tu sabes fue construido por una firma suiza cuyo accionista minoritario un día dejó escapar un comentario de simpatía con la Francia colaboracionista lo que si lo interpretas bien ya era una señal clara que profetizaba la persecución a Petro y el teleférico descártalo porque un médico peñalosista hace treinta años sin que supiera me inyectó una molécula que luego degeneró en vértigo a las alturas. No me queda más remedio que subir de rodillas, está en la escritura*”.

El acto de adhesión finalmente tuvo lugar pero con dos horas de retraso: “es que además en la subida un perrito arrancó a morderlo y él se dejó, no lo espantó; tocó hacerle las curaciones apenas subió”, complementó una fuente de su equipo médico.

*En alusión al libro de Hollman, texto sagrado del progresismo.

Comentarios

Comentarios