Publicado el por en Aunque usted nos lo crea, Farándula.

Todo Estados Unidos está hablando hoy del yeti que apareció mimetizado entre el público en una vieja grabación del programa de televisión colombiano “Show de las estrellas”.

Se trata de una presentación del cantante mexicano Marco Antonio Solís con su agrupación “Los bukis” grabada en junio de 1985 en los estudios de la extinta Inravisión de la avenida El Dorado.

El hallazgo fue hecho público esta mañana por la Yeti Detection and Preservation Society con sede en Arkansas. Esta entidad reúne a expertos que dedican sus días a recolectar evidencias contundentes de la existencia y andanzas de este ser mitológico.

Al parecer, su plana mayor fue alertada del avistamiento por Google Inc, propietaria de Youtube. Todo apunta a que el responsable de haberlo identificado fue un moderno algoritmo que rastrea las piezas de video alojadas en los megaservidores del gigante de Internet en busca de seres mitológicos. El mismo también estaría tras la pista del fantasma del descenso, popular en varios países suramericanos.

En Colombia ha habido un cruce de versiones. Este portal pudo hablar con uno de los presentes ese día en el espectáculo que restó importancia al hecho asegurando que se trataba de su tío Cristóbal, que “en esa época se le iba corriendo la teja y terminó metido en una secta por allá en Carmen de Apicalá donde no los dejaban afeitarse y además los obligaban a vestirse todos de blanco. Después eso se acabó cuando descubrieron que el pastor había dejado embarazadas a todas las jóvenes y tenía cuentas en Panamá. Ese día lo sacamos a escondidas y pensamos en mostrarle algo como más mundano a ver si se le quitaba la bobada”.

Versión esta última que contradice la de otro ciudadano que aseguró también haber estado presente ese día en el plató: “ja ja ja, no le den más vueltas: eso era Marito, el de iluminación, que un día encontró un disfraz que habían dejado los de Animalandia y le encantaba ponérselo para asustar peladas durante esas grabaciones. Se sentaba al lado quietico hasta que la pobre volteaba y quedaba del mismo color de él del mero susto. Una vez casi se nos muere una que había venido de San Gil: creyó que era no se quién, el Mohan, Pacheco, ni idea.Pobre, tocó reanimarla. Hasta ahí le duró el chiste porque Marito se vio en la guandoca”.

Por último, en Medellín trascendió que el alcalde de esta ciudad Fico Gutiérrez adelanta gestiones para contactar ‘al doctor Yeti’ para efectos de condecorarlo.

 

Comentarios

Comentarios