Publicado el por en Deportes.

No obstante su comprobado machismo, los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump,  y de Brasil, Jair Bolsonaro, le pidieron hoy al segundo vicepresidente de la Federación Colombiana de Fútbol moderación en sus posturas frente a las repetidas denuncias sobre acoso sexual y otras anomalías en el fútbol femenino. El directivo varias veces ha priorizado el dinero de los patrocinadores sobre la necesidad de investigar estas conductas y garantizar medidas para que nunca más ocurran.

En charla informal con la prensa a bordo de Air Force One, de regreso de su fracasada cumbre con Kim Jong Un en Vietnam, esto dijo Trump:

“I think this guy has gone a little too far. I mean, we all know how evil women are and how a real man must treat them, but no matter that they still deserve a little respect and must be taken seriously when the talk about possible crimes” (Creo que este hombre se pasó. Es decir: todos sabemos cuan perversas son las mujeres y cómo las debe tratar un hombre de verdad. Pero aun así merecen algo de respeto y, sobre todo, que se les tome en serio cuando hablan de posibles delitos).

Bolsonaro, fue más allá y en perfecto español afirmó ante corresponsales extranjeros acreditados en el palacio de Planalto: “yo despreciaba a las mujeres que hacian algo diferente a lo que por mandato de Dios les corresponde que es estar al servicio de sus maridos en el hogar, pero después de ver como este señor ha tratado a estas futbolistas he reflexionado. Creo que es infame, algo dentro de mí me dice que merecen un poco de igualdad. Tal vez no mucha porque es peligroso, pero al menos sí que se les trate como personas”.

‘Hasta a uno le dan ganas de ceder ante la tentación del maligno y volverse feminista’, declaró, por su parte, el polémico ‘Concejal de la familia’ de Bogotá, Marco Fidel Ramírez.

 

Comentarios

Comentarios