Publicado el por en Política, Proceso de paz.

Por orden de su máximo líder, el Centro Democrático canceló hoy todas las órdenes de compra por concepto de publicidad contra el plebiscito que, para darle una refrendación popular a los acuerdos de paz con las Farc, promueve el gobierno de Juan Manuel Santos.

“La austeridad siempre ha hecho parte del ADN del uribismo, siempre que vemos oportunidad de recortar gastos, la aprovechamos. En esta ocasión hemos visto que la mejor propaganda a favor del no la está haciendo Santos, y gratis, por eso no tiene sentido seguir gastando en eso”, aseguró una desencajada senadora Paloma Valencia.

Valencia recalcó cómo ha sido el presidente mismo quien ha hecho la tarea de infundir temor entre los colombianos ante el potencial terrorista y destructor de las Farc, “que era de lo que se trataba lo que nosotros queríamos hacer”.

“El core del mensaje lo están mandando ellos, nosotros si acaso tenemos que gastar alguito, pero no mucho realmente, haciendo énfasis en que para que no tenga lugar el apocalipsis que está anunciando Santos hay que votar que No, para así volver a poner al Ejército a darle bala a las Farc”, complementó el también parlamentario Alfredo Rangel, visiblemente molesto.

Ayer en Medellín, Santos advirtió que las Farc se han fortalecido durante su gobierno al punto que, en caso de no tener éxito el proceso, estarían en condiciones de llevar su guerra a las ciudades generando enorme desestabilización. Declaración que, por cierto, puso a los responsables de las políticas de seguridad urbana del gobierno a redactar sus renuncias.

Por lo pronto, trascendió que ha aumentado el flujo de Chocorramos, huevitos Kinder, pandebonitos -con mermelada, claro-  y otros ‘detallitos’ que siguen llegando a los que laboran en la oficina de comunicaciones de palacio de parte de sus pares en el Centro Democrático por, día tras día, aliviar su carga laboral.

Comentarios

Comentarios