Publicado el por en Ambiente, Tendencias.

Preocupado por la escasez del recurso hídrico para actividades esenciales como la gran minería dada la sequía que ha provocado el fenómeno del Niño, el Gobierno a través del Ministerio de Ambiente lanzó hoy una serie de recomendaciones para lograr un mayor grado de ahorro de agua por parte de la ciudadanía.

La más polémica es la de sustituir el líquido por petróleo o sus derivados, incluida la gasolina que, dadas las condiciones que plantean hoy los mercados, resultan más baratos.

“La invitación es a tener conciencia ecológica y comenzar a bañar a los niños con gasolina. Pedirles, eso sí, que no los dejen tragar y, en lo posible, que si son fumadores se abstengan de hacerlo durante el aseo de los menores”, afirmó Julián Cruz, vocero del Ministerio. “Igual con la lavada de dientes de los adultos, hacer el buche pero no tragar”.

En general, el llamado es a cortar la entrada de agua para luego pasar a llenar los tanques de sus inmuebles con crudo o gasolina. “Son más las ventajas que las desventajas de dicha práctica. Hay que tomar precauciones, claro está, pero es un hecho que la gasolina saca manchas de una, sin necesidad de detergente. Respecto al bemol del olor, pues no lo habrá porque todos vamos a oler a lo mismo. E insistimos, sus bolsillos se lo agradecerán, estamos hablando de un ahorro de hasta del 7% mensual. Es decir, como si el mínimo hubiera subido en lugar de 7, 14%, técnicamente podemos decir que es así”, complemento Fepo McAllister, viceministro de innovación ambiental.

“En la cocina también tenemos un potencial enorme. Numerosos chefs de vanguardia preparan un recetario de platos en cuya preparación se da la misma sustitución. Por fortuna estamos en la era de la cocina molecular que nos ha servido para, por ejemplo, descubrir el exquisito sabor de unos vegetales preparados al vapor del cocinol”, añadió Cruz.

Dicha publicación, asesorada por los hermanos Rausch, incluye platos como pasta preparada en gasolina de pimpina o smoothie de frutos rojos y diesel. “En muchos casos es un tema de mera semántica. Te pongo un ejemplo: antes almorzabas ACPM, arroz, carne, papa y maduro. Ahora vas a seguir almorzando ACPM solo que con espinazo”.

“Hicimos un plan piloto con una población de conductores de servicio público que luego de tantos años tragar gasolina al prender los motores ‘tetereados’ ya habían desarrollado una fauna intestinal idónea y fue un éxito. Esto nos demuestra que sí se puede”, concluyó.

La última recomendación toca a los propietarios de jardines a quienes se les instó a recuperar la tradición infantil de “regar una matica” cada vez sientan necesidad de evacuar líquidos por la vía urinaria.

Comentarios

Comentarios