Publicado el por en Salud y bienestar, Tendencias.

Una pipa con bazuco fue el último recurso de los Torres Montenegro para intentar separar a su padre, don Augusto, del teléfono inteligente desde el cual consulta de manera ininterrumpida el servicio de mensajería ‘Whatsapp’ desde el pasado 14 de diciembre negándose a dormir y a ingerir alimentos. En este lapso ha reaccionado de manera agresiva cada vez que alguien intenta sugerirle hacer una pausa.

La apuesta es por ofrecerle una opción de consumo con menor poder adictivo con el fin de, progresivamente, guiarlo por la senda de la desintoxicación.

“Queremos volverlo bazuquero a ver si así, con un esta droga blanda como nos dijo la sicóloga, lo recuperamos para la vida familiar, así sea por unas horitas al día mientras viene de la olla a echarse una ducha y buscar plata, porque sabemos que comer pocón”, explicó su hijo Gilberto. “Si vemos avances entonces después le ofrecemos lo que es el cannabis como tal.

Miembro activo de 93 grupos, don Augusto, pensionado de 78 años, ha venido dedicando sus días a reenviar imágenes, videos y textos ‘de esos que te ponen a pensar’ desde hace un año, fecha en la que un nieto le regaló el mencionado aparato.

“Lo único bueno de esto es que este vicio mató a los otros que tenía. Lleva seis meses sin tomarse un aguardiente,  ocho sin tocar el cigarrillo y cuatro sin jugar cartas. Ahí en medio de todo eso ha sido bueno pues ya no pasa como antes que se juega lo de la pensión poniendo a mi señora madre a hacer maromas. Aquí es como el gasto fijo del plan de datos y pues hasta sale mejor para la economía de la casa pues ya no hay gasto por parte de él en lo que es alimentación, electricidad del televisor y todo lo del aseo personal, pero sin duda es una pérdida muy dura para el corazón”, concluyó su primogénito.

Comentarios

Comentarios